USFQ, Calle Diego de Robles, Cumbayá, Quito 17091, Ecuador tueri@usfq.edu.ec 09 90 53 7004

Puma Luli ha regresado a la Naturaleza

Un complejo operativo fue ejecutado para liberar a la Puma rescatada en Santo Domingo y liberada en el Parque Nacional Cotacachi-Cayapas.

La Puma fue rescatada por el Ministerio del Ambiente y Agua de Ecuador y la Unidad de Protección del Medio Ambiente UPMA de la Policía Nacional del Ecuador, con la asistencia de la Dra. Mercedes Verduga. Había sido capturada por una comunidad campesina cerca de Santo Domingo, con quienes entró en conflicto al comerse sus gallinas, por lo que la atraparon y encerraron.

La Puma fue rescatada y trasladada de urgencia al Zoologico la Isla del Tapir, donde fue atendida por los Drs. Eduardo Díaz y Carolina Sáenz, médicos veterinarios del Hospital de Fauna Silvestre TUERI USFQ de la Universidad San Francisco de Quito USFQ.

El Puma es un mamífero carnívoro, el segundo mayor félido en el continente, después del jaguar, y el cuarto más grande del mundo, después del tigre y el león. Es una especie que se encuentra amenazada de extinción en Ecuador.

Gracias al apoyo de la Fundación Susan Sheppard, del Bosque Protector La Perla y del EcoZoológico San Martin se garantizó el bienestar alimenticio de la puma.

El nombre Luli que le fue dado a la Puma, significa Flor en Tsáfiki, la lengua del pueblo Tsáchila.

Rebecca Zug, directora del Laboratorio de Grandes Mamíferos de la USFQ, Armando Castellanos, director de la Fundación Oso Andino, y Diego F. Cisneros-Heredia, director general del Hospital de Fauna Silvestre TUERI evaluaron los mejores sitios para la liberación.

Para su liberación, la Puma requería de una zona con amplios bosques naturales y lejos de las personas… lastimosamente en la Costa del Ecuador casi ya no quedan sitios así. Se decidió que el único sitio viable era el Parque Nacional Cotacachi-Cayapas.

Las Fuerzas Armadas del Ecuador nos facilitaron un helicóptero que permitió trasladar a la Puma Luli al Parque Nacional Cotacachi Cayapas, donde fue liberada portando un collar satelital que permitirá su monitoreo, gracias a la Fundación Oso Andino y al Instituto Nacional de Biodiversidad INABIO.

La liberación de Luli es un ejemplo de lo que podemos lograr en Ecuador cuando existe una colaboración interinstitucional coordinada por la conservación de nuestra biodiversidad.

Agradecemos a los funcionarios del Ministerio del Ambiente (oficinas Santo Domingo, Quito y Planta Central), a la Policía Nacional, a la Dra. Mercedes Verduga de la Clinica Veterinaria 101 Dalmatas, al Zoológico La Isla del Tapir, al Centro de Rescate de Fauna Silvestre James Brown, a Jason Crespo de la Fundación Susan Sheppard, al Sr. Orlando Vega del Ecozoológico San Martin, a las Fuerzas Armadas del Ecuador, al Dr. Armando Castellanos y Angel Yánez de la Fundación Oso Andino, a Jorge Brito y Diego Inclán del INABIO, por su colaboración en todo este proceso.

¿Qué hacer si encuentro un polluelo en el suelo?

Si es que encuentras un polluelo en el suelo piensa bien antes de intervenir, pues aunque tus intenciones pudieran ser las mejores, en lugar de salvarlo podrías estar perjudicándole.

Ten en cuenta los siguientes aspectos:

Si encuentras un pichón reciben nacido (sin plumas) o un pichón recién emplumado en el suelo:

  • Mira a tu alrededor para ver si se cayó de un nido que aún está intacto y en su lugar. Si el nido todavía está allí, simplemente vuelva a colocar el pichón en él.
  • Si el nido se ha derrumbado o se ha caído al suelo, recoge la mayor cantidad de material del nido como sea posible. Toma un recipiente de plástico del tamaño aproximado del nido original, coloca el material del nido en el recipiente, haz unos pequeños agujeros en el fondo para drenaje, clava el contenedor del nido en lo alto del árbol más cercano al lugar donde encontraste el nido y coloca suavemente al pichón en el nido. Desde la distancia, observa el nido y espera al regreso de la madre. Si no queda material del nido, puedes sustituirlo con pedazos de tela limpios y secos, o toallas de papel limpias.

¿Es verdad que las madres abandonan a sus polluelos si son tocados por manos humanas? No, es falso. Las aves (con excepción de los gallinazos) tienen un sentido del olfato muy pobre, por lo que no es probable que una mamá ave detecte tu olor en sus pichones.

 

Si encuentras un volantón (un polluelo con plumas, desaliñado, activo y capaz de aletear) en el suelo:

  • Si el polluelo ya está emplumado y no muestra heridas o está en claro peligro, es mejor dejarlo solo, incluso aunque parezca indefenso y no sepa volar correctamente. Las excepciones son cuando:
  • El polluelo está sangrando o visiblemente herida, en cuyo caso llama al Hospital de Fauna Silvestre USFQ (098-425-5098) y te indicaremos cómo actuar, o contáctate con la Unidad de Protección del Medio Ambiente (llamando al 911).
  • El polluelo está en claro peligro, por ejemplo, cerca de una carretera o corre el riesgo de ser atacado por gatos, en cuyo caso muévelo pocos metros a una zona más segura (que puede ser dentro de un arbusto o entre hierbas altas que le oculten) donde sus padres aún le puedan ver y escuchar. Recuerda no llevarlo lejos, o sus progenitores no podrán localizarle.
  • Recuerda que llevarte un ave debe ser siempre la última opción y debe llevarse a cabo sólo por una persona experta y autorizada (llámanos al Hospital de Fauna Silvestre USFQ, 098-425-5098). Un ave silvestre no es una mascota y llevártela a casa es ilegal.

Los polluelos volantones pasan entre varios días y varias semanas saltando en el suelo, aprendiendo habilidades de caza y forrajeo con sus progenitores. Durante este período, los padres está generalmente a una distancia de llamada de sus hijos y regresarán de forma intermitente para alimentar a la cría mientras aprende cómo encontrar su propia comida en el suelo y continúa madurando.

Los polluelos volantones son a menudo «secuestrados» porque las personas que los encuentran saltando en el suelo asumen que han quedado huérfanos. Sim embargo, al llevártelo usualmente estás separándolo de sus padres e interrumpiendo su desarrollo natural.

 

La naturaleza a veces es dura (¡pero no deja de ser increíble!)
Desafortunadamente después de que hagamos todo lo que está en nuestras manos, muchas veces los polluelos no sobreviven. Hay veces que los padres abandonan a los huevos o polluelos y solo los más fuertes sobreviven. Es triste decirlo pero, a veces las aves son necesarias como alimento de otros animales (como aves rapaces o zarigüeyas) y esto forma parte del ciclo de vida natural. Claro que aquí no debemos confundir con los gatos domésticos, los cuales no necesitan alimentarse de aves silvestres y por el contrario están creando graves disminuciones en las poblaciones.

 

Fuentes:

Becker (2018) The Biggest Myth About Fallen Baby Birds. URL: https://healthypets.mercola.com/sites/healthypets/archive/2011/05/24/when-rescuing-a-baby-bird-is-not-the-compassionate-thing-to-do.aspx

SpringAlive (2010) Me encuentro un polluelo en el suelo ¿qué debo hacer? URL: http://www.springalive.net/ca-es/springalive/pollo_abandonado_que_hacer